domingo, 31 de diciembre de 2017

Reseña: Nashville o El Juego del Lobo de Antonia Michaelis

¡Hola Tranceros! Bienvenidos a la última reseña del año 2017 (imaginen que les arrojé conffeto a la cara) gracias a que ustedes me ayudarón a elegir esta reseña (si quieres estar informado de cuando subo estas dinámicas de votación pues sígueme en instagram o en Facebook :D) me embarqué en la lectura de una historia de la que no sabía absolutamente nada, ¿Me gustó? ¿No me gustó? ¿De que va este libro con esa portada tan misteriosa? Pues todo eso y más hablaremos en está reseña. Así que para este último día del año 2017 descubrámos la historia de Nashville o El Juego del Lobo de Antonia Michaelis


Que difícil es hacer está reseña, la historia de Nashville o el juego del lobo es muy muy rara, pero a ver, ¿De qué va está historia? Tenemos a nuestra protagonista, una joven llamada Svenja que acaba de mudarse a la ciudad de Tubinga (para los que no sepan, Tubinga es una especie de ciudad universitaria que se sitúa en Alemania), ella tiene 18 años y está llena de sueños y saboreando las mieles de la vida independiente pues acaba de dejar la casa de sus padres para vivir por su cuenta y estudiar en la facultad de Medicina. Desde el primer momento la historia nos da el primer giro extraño cuando Svenja llega a su nuevo hogar y en la alacena de la cocina se encuentra a un pequeño niño parado de cabeza y ella en lugar de llamar a la policía o intentar ver si el niño tiene padres pues decidé quedárselo como si fuera un perrito callejero. Debido a que el pequeño usa una camiseta que tiene impresa la palabra Nashville nuestra protagonista decide llamarlo así y tratar de convivir lo mejor posible con él, cosa que no es fácil porque el pequeño Nashville no habla, suele tener ataques de pánico muy extraños y que le provocan salir huyendo y tiene el hábito de dormir en lugares extraños como abajo de la mesa o debajo de la cama (oigan, ¿cómo se dice abajo o debajo?). Svenja comienza a tomar el papel de madre del extraño niño pero entonces la trama da otro giro y nos muestra como un misterioso asesino aparece en escena, pues comienzan a descubrirse cuerpos de vagabundos a los que les han cortado el cuello, esto parecería no tener nada que ver con Svenja y Nashville si no fuera por dos razones: la primera es que Nashville parece tener una obsesión malsana con los cuchillos y la segunda es que suele desaparecer por la noche y Svenja no sabe a donde va. ¿Tiene que ver Nashville con los asesinatos? ¿Quién es realmente este niño y qué hace en la vida de Svenja?
Vuelvo al punto con el que inicie la reseña ¿Cómo rayos se supone que hable de este libro? Es imposible encasillarlo en un género, tiene toques de drama humano, tiene misterio, tiene algo de romance, tiene una crítica social; ¿Cómo les hablo de una historia tan buena y a la vez tan dura? Les juro que lo intentaré pero la mejor opción que les puedo dar desde ya es que lean este libro y se formen su propia opinión (y si pueden compartirla pues mucho mejor). Primero hablaré de los personajes, los cuales son variopintos y extraños, además de que cada uno tiene su propio perfil humano, primero tenemos a Svenja, una joven estudiante de medicina con una vida muy extraña, recién “liberada” del hogar paterno es una chica extraña, silenciosa y con una facilidad para tener relaciones sexuales con todo el que se le pone enfrente que da miedo (en verdad, en la novela tenemos solamente 9 personajes, además de ella claro, y tiene sexo con 4 de ellos D:), Svenja parece tener un fuerte lado maternal y humano que la impulsa a cuidar de Nashville aún cuando no sabe absolutamente nada de él. Por otro lado tenemos a Friedel quién es compañero en la universidad con Svenja, el odia su carrera y solo está ahí porque su padre es Médico, suele obtener trabajos de poca monta y se emborracha muy seguido, despúes están sus compañeros de casa (de Friedel no de Svenja), dos chicos llamados Gato Carlo y Thierry, además está una vecina de Svenja llamada Katleen quién parece tener un interés especial en nuestra joven protagonista y finalmente un médico aparentemente exitoso, prometido con la chica más rica y bonita de la facultad y el próximo Médico de oro: Gunnar. Y entre todos estos personajes hay otros, y de esos otros es de quién realmente habla está novela, un grupo de indigentes que abunda en las calles, que viven “entre líneas” y que luchan por su vida día con día: El Hombre que Alimenta a los Trenes, Nancy y El Joven Entre Líneas. Todos ellos tienen algo que ver con Nashville pero no les diré que es porque no quiero arruinarles la lectura y porque las redes de afecto y sentimientos que se tejen alrededor de los personajes a lo largo de la trama es uno de los puntos más fuertes del libro.
¿De que habla realmente Nashville o El Juego del lobo? Habla de personas. Habla de como los humanos vamos estableciendo relaciones los unos con los otros, ya sea por necesidad, por amor, por miedo a la soledad, por estatus, por oportunidad o simplemente porque es parte de nuestra naturaleza. Habla sobre la maternidad, sobre la independiencia, el crecimiento, la libertad, el encuentro con cada uno de nosotros, la soledad, la sexualidad y de búsquedas. Es una historia que nos habla sobre como es ser una persona entre líneas, como la sociedad aparta e invisibiliza a estas personas que por necesidad o desición viven una vida fuera de lo establecido y de lo que es socialmente aceptable, tenemos una fuerte crítica a como ignoramos sus vidas tal y como ignorámos sus muertes porque al fin del día son personas que solo saben tomar y no saben dar, de como pasamos a su lado y los convertimos en nadie y cuando mueren ese nadie se convierte en nada... absolutamente en nada. Debo admitir que a pesar de que me gustó, el libro me deprimió profundamente y es que la autora tiene una pluma preciosa que engancha y enamora pero la atmósfera de toda la historia es melancólica, solitaria y oscura, la ambientación es preciosa y todo en conjunto: personajes, historia, atmósfera, ambientación, prosa y misterio se juntan para darnos una novela muy humana, muy adulta y muy recomendable.
En resumen, Nashville o El Juego del Lobo es una novela que habla de muchos temas, que nos deja pensando en como tratamos a otros humanos, en como buscamos vencer la soledad aún con afectos que en realidad no sentimos, en como es difícil transformarse en adulto y en como una persona puede cambiar tu vida para siempre. El final es desgarrador y nos deja en suspenso, la historia es memorable, los personajes son muy reales y humanos y al final tenemos una novela maravillosamente escrita que todos deberíamos leer en algún momento de nuestra vida.

Aprovecho para desearles un excelente inicio de año, que su 2018 venga cargado de felicidad, salud, proyectos y muchas buenas lecturas ;D Yo los seguiré leyéndo por aquí y, claro está, ustedes a mí. A partir del martes tendremos semana especial del recuento del año 2017 ¡No se la pierdan! :D


¡Felices Lecturas!







































1 comentario:

  1. Holaa!! suena muy interesante, sin duda me lo llevo apuntado, gracias por la reseña:3 y mis mejores deseos en este año que está a nada de empezar.

    Blessings!!

    ResponderEliminar

¡Hola Trancero! Gracias por tu comentario, tu opinión es muy importante para nosotros n_n

Colaboraciones:

Nos interesa tu opinión, si tienes alguna duda, queja, comentario, sugerencia, eres una editorial o autor que deseas colaborar con nosotros o simplemente quieres decirnos Hola, envíanos un correo a:


trancedeletras@hotmail.com